Tonga, aislada tras la erupción del volcán

Autoridades de Australia informaron que una nueva «gran erupción» volcánica se detectó en Tonga, en el volcán que causó un tsunami en el Pacífico y afectó a unas 80 mil personas.

La última erupción fue detectada a las 22 del domingo (19:10 hora argentina), según un alerta del Darwin Volcanic Ash Advisory Centre y el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico. En la zona se detectaron olas grandes que «podrían ser de otra explosión del volcán Tonga», dijeron.

Tonga, aislada

Tonga estaba prácticamente aislada del resto del mundo este lunes tras la erupción. Los expertos advirtieron que la conexión a internet podría estar cortada varias semanas para las cerca de 100.000 personas que viven en el país.

Los países vecinos y las agencias internacionales siguen evaluando la magnitud de los daños. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dijo que son «significativos».

Nueva Zelanda y Australia enviaron el lunes aviones de reconocimiento para evaluar los daños y pusieron a disposición aviones de transporte militar C-130 para lanzar suministros o aterrizar si las pistas se consideran operativas. 

Se sabe que la explosión volcánica del sábado dañó gravemente la capital, Nuku’alofa, cubierta de ceniza, y cortó un cable de comunicaciones submarino, cuyo restablecimiento podría llevar dos semanas.

«Sabemos que el agua es una necesidad inmediata», dijo Ardern a la prensa, y explicó que Nueva Zelanda depende de los teléfonos por satélite para comunicarse con el país.

Los vuelos de reconocimiento ayudarán a informar al gobierno de Tonga de la magnitud de los daños causados por el volcán y el tsunami y a identificar las necesidades de ayuda, añadió Ardern.

La primera ministra, que habló con la embajada de Nueva Zelanda en Tonga, describió barcos y «grandes rocas» llegando a la costa al norte de Nuku’alofa. El ministro de Defensa de Nueva Zelanda explicó por su parte que el país insular había logrado restablecer la electricidad en «grandes partes» de la ciudad. 

Erupción y tsunami

El tsunami causado por una potente erupción volcánica submarina en el Pacífico, que se sintió en una multitud de países, causó dos muertos en Perú por el oleaje que provocó y daños importantes en la capital de Tonga.

La potente erupción provocó una cascada de alertas por todo el océano Pacífico: Nueva Zelanda, Fiyi, Vanuatu, Australia, Estados Unidos, Japón, Ecuador, Chile, entre otros, aunque en la mayoría de lugares no ocurrieron grandes percances.

En las islas Fiji, la Cruz Roja afirmó que se necesita ayuda, mientras que en Tonga «sospechamos que podría haber hasta 80.000 personas afectadas por la erupción en sí o por la ola del tsunami», dijo Katie Greenwood de la FICR.

Por ahora no fueron reportadas muertes, pero en el lugar se habla de un «paisaje lunar» luego de que la isla quedara cubierta por una capa de ceniza volcánica, la cual entre otras cosas está contaminando los recursos hídricos.

Según los expertos, la erupción del volcán Hunga-Tonga Hunga-Ha’apai fue una de las más violentas de las últimas décadas en la región. Y disparó alertas de tsunami en varios países, como Japón y Estados Unidos, donde se produjeron inundaciones en algunas zonas costeras de California y Alaska.

A través de imágenes tomadas desde el espacio, se pudo observar el momento en que la última erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai envió un hongo de humo y ceniza al aire y una onda expansiva a través del mar circundante.

Muertes en Perú

En Perú, dos mujeres murieron ahogadas en una playa de la región Lambayeque debido al «oleaje anómalo» producido tras la erupción, informó el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) local.

El gobierno peruano había anunciado la noche del sábado que se cerraron preventivamente 22 puertos en las costas norte y centro del país, frente al océano Pacífico, debido al «oleaje anómalo» derivado de la erupción.

En Alaska, a 10.000 kilómetros, se escuchó un potente rugido, y en Escocia, en las antípodas del volcán, la estación meteorológica de Fife registró un salto en la presión del aire debido a este fenómeno.

«El tsunami ha tenido un impacto significativo en la banda costera de la parte norte de Nuku’alofa, la capital de Tonga, con barcas y grandes piedras lanzadas a la orilla», dijo la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern.

Cenizas volcánicas

Ardern añadió que «Nuku’alofa está cubierta de una gruesa capa de ceniza volcánica, pero las condiciones están calmadas y estables». Explicó que «la nube de ceniza ha provocado la contaminación» por lo que Tonga necesita agua.

La erupción duró ocho minutos, y fue tan fuerte que se escuchó «como un trueno lejano» en las islas Fiyi, a más de 800 kilómetros de distancia, dijeron funcionarios en Suva, la capital.

El fenómeno provocó una ola de 1,2 metros en la remota isla japonesa de Amami y un tsunami de menor amplitud en otras partes del litoral. En el otro extremo del Pacífico, en Chile, el oleaje alcanzó entre 30 centímetros y un metro.

En Ecuador se registraron «importantes perturbaciones del nivel del mar» de hasta medio metro.

En Australia, las autoridades dijeron que una parte de la costa, incluyendo Sídney, podía ser golpeada por las olas.

El volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai se encontraba bajo del mar a unos 65 kilómetros al norte de la capital de Tonga. Sin embargo, sus recientes erupciones lo hicieron emerger a la superficie formando una pequeña isla.