La inflación se aceleró al 3,5

La inflación de septiembre cortó una racha de cinco caídas consecutivas y anotó un 3,5 por ciento mensual, su mayor valor desde marzo. En nueve meses, los precios acumulan un alza del 37 por ciento, mientras que la comparación anual arroja una suba del 52,5 por ciento. Los rubros con mayores incrementos fueron indumentaria y calzado, bebidas alcohólicas y tabaco y salud. El capítulo de alimentos y bebidas, el más sensible por el impacto directo en las canastas de pobreza e indigencia, subió un 2,9 por ciento. La comida se encareció 36,6 por ciento en lo que va del año y 53,4 por ciento en relación a septiembre del año pasado.

Luego de una breve tregua en julio y agosto, los precios volvieron a la primera plana entre los problemas macroeconómicos del país, con fuerte impacto social y político. Según el proyecto de Presupuesto 2022, el Ejecutivo espera cerrar el año con una inflación del 45,1 por ciento, muy por encima del 29 por ciento que se había proyectado a finales del año pasado.

En septiembre

Entre los alimentos, la leche y los productos lácteos subieron un 4,7 por ciento mensual, mientras que las frutas lo hicieron en un 5 por ciento y verduras, tubérculos y legumbres, un 5,8 por ciento. Pan y cereales avanzó 3,2 y aceites un 2,6.

A nivel de productos, se destacó el alza de la leche entera (8,1 por ciento) y la harina de trigo (6,1), el café molido (10,8), la cerveza (8,9) y el dulce de leche (8,2). Entre los estacionales, está el incremento del zapallo anco (30 por ciento), el tomate redondo (20,7) y la banana, con el 13,4 por ciento; mientras que en el capítulo de limpieza e higiene personal, el desodorante (7,3) y la lavandina (6,5 por ciento). 

El rubro de prendas de vestir subió 7 por ciento y calzado, un 6,1 por ciento. En nueve meses, este sector presenta una suba de precios del 43,6 por ciento y en la comparación anual, del 63,9 por ciento, en todos los casos por encima de la inflación promedio.

En el caso de salud, la suba en septiembre fue del 4,7 por ciento a raíz de los incrementos del 9 por ciento en autorizado para las prepagas y del 3,1 en los remedios. Servicios de telefonía e internet avanzó 4,2 por ciento por el aumento de los planes de las empresas de telefonía móvil. Los precios de los autos subieron 5,2 por ciento y el rubro de restaurantes y hoteles hizo lo propio con el 4,5 por ciento. 

Razones

El oficialismo se anticipó al dato de septiembre mediante el recambio en la Secretaría de Comercio, ahora liderada por Roberto Feletti, lo cual le permite renovar el aire para lanzar un nuevo plan de congelamiento de 1247 productos por 90 días. La medida le puede venir bien al Gobierno para contener el efecto adverso de la inflación en medio del proceso electoral y tal vez mostrar en los segmentos más favorecidos del trabajo asalariado una mejora del poder adquisitivo. 

Sin embargo, el problema inflacionario va a persistir. A diferencia de otras ocasiones, el alza de los precios muestra independencia del tipo de cambio, que el Banco Central tiene relativamente bajo control mediante estrictas restricciones, y también de las tarifas de los servicios públicos, que están prácticamente frenadas. Es decir, la gimnasia de indexación de precios está más aceitada que nunca, incluso con los usuales motores de la inflación a media máquina.

El Gobierno advierte que la dinámica de los precios internacionales es determinante. En efecto, los commodities agrícolas, los metales y la energía están en alza, tal es así que inflación interanual en Estados Unidos está en el 5,4 por ciento, la más alta en 13 años.  “Tuvimos un año durísimo con la inflación, que fue en todo el mundo por la suba de precios de los commodities. En el caso de Argentina ese desequilibrio global genera complicaciones más grandes», dijo el ministro Kulfas. Del otro lado de la biblioteca critican al Gobierno por el supuesto impacto monetario en la variación de precios.