La Corte Suprema declaró inconstitucional la actual composición del Consejo de la Magistratura

Semanas atrás, desde el máximo tribunal, dejaron trascender que trabajaban en un fallo sobre la composición del Consejo de la Magistratura y que una resolución adversa al gobierno de Alberto Fernández podría conocerse este jueves, como efectivamente sucedió.

La Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad de la actual composición del Consejo de la Magistratura, el órgano encargado de la selección y remoción de los jueces y de la administración del Poder Judicial, y exhortó al Congreso a que dicte una nueva ley que garantice el equilibrio de los distintos sectores que deben sentarse allí. Con este fallo, los supremos hacen retroceder quince años al Consejo de la Magistratura y vuelven a poner al presidente de la Corte como cabeza de ese cuerpo también. Los cortesanos le dan un plazo máximo al Consejo de cuatro meses para que se integre con 20 miembros –siete más que en la composición actual–. “El fallo de la Corte pone en riesgo el funcionamiento del Poder Judicial porque puede implicar la parálisis de las designaciones de jueces, de la administración del Poder Judicial y de las sanciones a jueces. La Corte le dio un golpe a las instituciones democráticas sin precedentes”, le dijo a Página/12 el ministro de Justicia Martín Soria.

El Consejo de la Magistratura se creó después de la reforma constitucional de 1994. En 1997, se aprobó una ley que establecía que debía estar integrado por 20 miembros: el presidente de la Corte, otros cuatro jueces, ocho legisladores, cuatro abogados, dos académicos y el representante del Poder Ejecutivo. La ley de 1997 se derogó en 2006, cuando se aprobó una reforma al Consejo de la Magistratura –impulsada por Cristina Fernández de Kirchner como senadora– que establecía una integración de trece miembros: tres jueces, dos abogados, seis legisladores, un académico y el representante del Poder Ejecutivo.