La campaña que no

Esta mañana los banners de «Juntos» amanecieron vandalizados, algo a lo que ya se ha acostumbrado lo político local en cada campaña previa a unas elecciones. La tolerancia a un lado, siempre.

A veces, «ganar la calle» no es solo caminarla. También, lamentablemente, incluyen estos actos que no aportan a la política. Aunque, por otro lado, es un discurso al igual que los verbales, donde solo se intenta menospreciar al «otro», como si después todos no disfrutáramos o padeciéramos las gestiones de cada quien. Y así vamos, viendo quien es menos peor que quien, y así estamos, con el horizonte siempre nubloso.

2021 y sigue habiendo más vandalismos que propuestas desde los militantes de cada partido. Últimamente hay más fanatismos en la política que en el fútbol, y es algo que ya sabemos dónde nos lleva.

Días atrás desde la prensa de Darío Golía habían mostrado indignación a través de una solicitada donde repudiaban que se le haya tapado un «mural», hoy los afectados son los contrarios. Y los ciudadanos en el medio, esperando algún proyecto.

Por Juan I. Volpe