El desgobierno del gobierno | Juntos

Los argentinos estamos viviendo una de las mayores crisis políticas y económicas que podamos recordar.
Mientras tenemos un país en el que para producir y/o comercializar no alcanza con hacer bien el trabajo, sino que dependemos de las resoluciones intempestivas y reaccionarias de un gobierno que no tiene rumbo, que no tiene plan, que no puede encauzar la economía.
Argentina hoy:

– No puede asegurar el abastecimiento de gas oil.
– El valor del dólar es incierto, mientras el gobierno trata de controlarlo con medidas que producen efectos contarios al deseado.
– Restringe importaciones y le quita rentabilidad al exportador, vía retenciones.
– La inflación nos empobrece día a día a todos, pero más aún a los que menos tienen.
– Nuestros jóvenes no reciben la educación necesaria y gran parte de ellos anhelan irse del país.
– Los impuestos que se pagan no vuelven en servicios de calidad.
– Los ministros de seguridad de nación y provincia no dialogan entre ellos.
– Muchos emprendedores quiebran, trabajando.

Y mientras todo esto ocurre en nuestro país, los Fernández se hacen reclamos por el uso de la lapicera. Seria anecdótico si no fuesen el presidente y la vicepresidenta de todos los argentinos. Como sí lo son, la irresponsabilidad es enorme. La responsabilidad también.
La crisis política y económica arrastra a una crisis social, de la que debe tomar nota el oficialismo, para cambiar el curso de acción antes de que sea demasiado tarde.
Es imperioso que el oficialismo nacional y provincial deje de pelearse y entonces si, acuerde con la oposición por un objetivo en común para la sociedad.

Es hora que gobiernen para lo que fueron elegidos y den soluciones a un pueblo que no puede esperar más, que ha tenido demasiada paciencia a una dirigencia política que parece estar desconectada de la realidad.