Día del Médico | Illia; «Un médico para un país enfermo»

Hoy bien nuevamente podríamos usar ese slogan de campaña dada las condiciones nacionales de las que no podemos escapar desde hace años. Lastimosamente, aunque utilicemos esa frase, no hay un Arturo Illia. ¿Ni habrá?

En medio de golpes de estados, estuvo él. Desde antes de dedicarse a la política y al radicalismo, lo llamaban el “Apóstol de los Pobres”, por su dedicación en especial a los enfermos sin recursos, viajando a caballo, en sulky, o a pie, para llevar medicamentos que él mismo compraba con sus escasos ingresos, ya que muchas de las veces la retribución a su trabajo consistía en animales o productos de granja que le entregaban sus pacientes.

Quizás el presidente más infravalorado. Tal vez, porque mejoró -realmente- la educación y la salud, algo que no parece ser prioridad para tantos otros gobiernos.

Generalmente, este día va dedicado a Favaloro, que bien merecido lo tiene. Hoy me escapo un ratito de él y se lo dedico a Illia, pedazo de médico y político, con este escaso texto que no da cuenta de lo que fue, solo intenta recordarlo.

Por Juan Ignacio Volpe