«Desconocen la historia y también la actualidad» | UCR Chacabuco

El PJ de Chacabuco nos intenta hacer creer que el gobierno de Alberto Fernández ha logrado un record histórico de exportación de carne vacuna, “nuestro bien cultural más preciado” según el actual Ministro de Agricultura Julián Domínguez. Pues bien, además de haber borrado y dibujado estadísticas durante años en sus gobiernos anteriores, desconocen la historia y también la actualidad.

En primer lugar revisando un poquito de la misma encontramos algunas estadísticas que nos indican que allá por el año 1920 durante el gobierno de Marcelo T. de Alvear, un presidente proveniente de las filas de La Unión Cívica Radical, se lograba el mayor récord de exportaciones de carne vacuna de la Argentina, y que aún hoy no ha sido superado, exportando ese año 981 mil toneladas que además superaban el 51 % de la producción Argentina de ese momento.

Pero eso es solo una parte de esta historia, todo lo contrario sucedía entre 2011 y 2015 durante el gobierno de la actual Vicepresidente Cristina Fernández de Kichner en el que lamentablemente la Argentina anotaba en su historia, las peores exportaciones de Carne Vacuna. Allá por el 2012 y con la continuidad de las políticas ganaderas del actual Ministro de Agricultura Julían Domínguez, quien había cumplido el mismo rol en esos momentos, vaya que ahí sí lograron un nuevo record, llegaba el año con menos exportaciones, tan solo 188 mil toneladas de Carne Vacuna exportada, apenas el 20 % de aquel gobierno de hacía 90 años.

Yendo a la actualidad, luego de un período de recuperación importante de la ganadería argentina y de diferentes mercados en el mundo, llegó el peronismo a través del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kichner para establecer medidas que provocarían nuevamente perdidas en toda la cadena productiva y comercial de la Carne Vacuna Argentina. Con el argumento de frenar el aumento de la carne, como si fuese este producto el único que se ve afectado por la imparable inflación por la que transita nuestro país, el gobierno nacional comenzó a intervenir el mercado de diferentes formas y hasta la fecha solo ha generado innumerables pérdidas para los productores, baja en la inversión forrajera y genética, pérdidas para los consignatarios por la reducción de las ventas, para la industria frigorífica y los exportadores por el incremento en los costos fijos dada la merma de volumen faenado, perdieron también los trabajadores directos e indirectos de la industria de la carne y que tanto se jacta de defender este gobierno, por la reducción de la actividad industrial, bajó la recaudación impositiva y el ingreso de divisas al país.

Pero por sobre todas las cosas la carne para los consumidores nunca disminuyó su precio sino por el contrario ha continuado registrando alzas en el mostrador, y lamentablemente se dañó una vez más la imagen de la carne Argentina en los mercados internacionales.

Hay una clara necesidad de que el gobierno dicte reglas claras que permitan dar previsibilidad a una actividad que posee ciclos biológicos de largo plazo y no generar más incertidumbre y pérdidas en la economía.