Independiente de Chivilcoy ganó y ascendió al Federal A

Independiente derrotó en La Pampa 2 a 0 a FADEP de Mendoza y logró el ascenso.

Desde que la pelota empezó a rodar se notó que el equipo conducido por Salvaggio tenía el arco rival en la mira. Nada que sorprendiera teniendo en cuenta la característica de sus jugadores.

El equipo mendocino no era prolijo a la hora de defender y perdía en el mano a mano con los jugadores, más pequeños de talla, chivilcoyanos.

Salvaggio puso el 1 a 0 pero el árbitro principal Nelson Bejas anuló bien la conquista a instancia de su primer asistente por orsai. El mismo Salvaggio volvió a tener otra oportunidad pero increíblemente falló en la definición y enseguida pidió, junto a la gente del Diablo, un penal por un supuesto empujón. Quizá lo exageró pero pareció existir el contacto arriba. Sin embargo el árbitro, cerca de la jugada, dijo “siga siga”. Y volvió a ser protagonista Salvaggio cuando recibió un aparente golpe de López, central mendocino, y el juez, otra vez cerca, no dudó y le mostró el cartón rojo al número 6. Si hasta ahí Independiente era más, a partir de entonces fue más notoria la superioridad.

Pero inexplicablemente el hijo del DT de Independiente, el goleador, estuvo impreciso en la puntada final, única razón por la que parecía que el entretiempo los encontraría igualados en 0. Bassi, que volvía al primer equipo, también estuvo muy cerca de anotar. Y con 3 minutos ya adicionados llegó ese tiro de esquina y el gol de Aguirre, adelantado, más allá de que la pelota viene de un jugador rival (2).

Imposible pensar para los capitaneados por Olmedo un mejor final para los primeros 45 minutos: 1 a 0, jugando bien y con un jugador más para jugar el segundo tiempo.
Apenas iniciado el complemento hubo otra clarísima situación desperdiciada por el Rojo y cuando se jugaban 10 minutos Aguirre ganó por la derecha, envió un excelente centro (casi se podría decir una asistencia) para que Bernal con su frente ponga el 2 a 0 y con su garganta se quede disfónico gritando lo que ahora sí tenía olor a ascenso… A FADEP no se le caían ideas y Miranda, el grandote con pasado en Godoy Cruz, Almagro, Racing e Independiente, la carta quizá más peligrosa de los mendocinos no podía nunca con Lamolla, una vez más de lo mejor de su equipo.

A los 21 minutos Talamonti vio la roja por exceso verbal y ahí sí, el partido se terminó. Uno no sabía cómo y el otro manejaba la pelota con mucha tranquilidad esperando el cierre del encuentro. Fue 2 a 0 final. Ganó el mejor. Independiente que venía con 6 triunfos y 1 empate se quedó con una nueva victoria. Pero esta distinta a todas. Porque más allá de que el 5 a 0 frente a Juventud de Pergamino que lo ubicó como el mejor de la Región se festejó mucho, la de hoy no se compara. Porque viene con “yapa”. Nada menos que con un ascenso al Federal A. Que hoy se festejó desde La Pampa hasta Chivilcoy.

Por Sin Anestesia