Boca le ganó por penales a un Barça suplente y se quedó con la Maradona Cup

En los 90 minutos igualaron 1-1, gracias a los goles de Jutgla y Exequiel Zeballos. Y en los remates desde los 12 pasos, se impuso el Xeneize por 4 a 2, con Rossi como figura, dado que atajó uno de los remates

Boca Juniors alzó la Maradona Cup, un trofeo que sirve para homenajear al astro argentino que vistió la camiseta de ambos equipos en su gloriosa trayectoria en el fútbol mundial. En los 90 minutos, en un partido intenso y con buenas intenciones a pesar de los numerosos cambios, igualó 1-1 ante Barcelona en Arabia Saudita. Jutgla convirtió para los blaugranas, mientras que Zeballos empató para los Xeneizes. Así, el título amistoso se resolvió en los penales. Y el arquero Agustín Rossi le tapó el lanzamiento a Pereira, mientras que Jaime desvió el suyo: así, el conjunto argentino, que no falló, ganó 4-2.

El encuentro comenzó con un dominio total del elenco catalán que hizo circular la pelota de un lado al otro pero sin demasiada profundidad. A tal punto que el primer remate al arco llegó a los 12 minutos, cuando Riqui Puig, de lo más activo en ofensiva, se animó a probar de media distancia pero se encontró con la firme respuesta de Agustín Rossi. El arquero argentino volvió a intervenir a los 18 minutos para tapar un disparo cruzado de Dani Alves.

Por su parte, el equipo argentino apostó a los contragolpes con Ramírez, siempre desequilibrante, y con los pases largos de Edwin Cardona para Sebastián Villa. Aunque estos intentos no pudieron plasmarse en situaciones de gol.

Justamente una de esas pelotas filtradas de Cardona, recostado más sobre la izquierda, le permitió a su compatriota escapar con espacios a los 28 minutos para ganarle en velocidad a su marca, meterse en el área y definir al primer palo. Lamentablemente para Boca, el disparo de Villa de zurda se fue afuera, pero sirvió como señal para entender que ése era el camino adecuado para llegar al arco de Neto.

De esta manera, el primer tiempo terminó 0-0, pese al abismal dominio del Barcelona, el equipo de Sebastián Battaglia supo acomodarse y juntar líneas atrás que impidieron los ataques de sus adversarios. De esa manera, y con algunas intervenciones fundamentales de Agustín Rossi, el Xenezie se mostró firme en el plano defensivo y con algunas oportunidades en las contras generadas principalmente por Cardona, Villa y Vázquez.

Hasta que a los 5 minutos del complemento, los culé dieron el primer golpe: Jutgla, con una soberbia mediavuelta, abrió el marcador, en una acción que debió ser anulada por una mano previa de Coutinho.

A partir del empuje de algunos de sus jóvenes de la Masía, y la polifuncionalidad de Alves (lateral, mediocentro, todocampista), Barcelona continuó inquietando. Hasta que Battaglia designó el ingreso de varios chicos como Varela, Molinas y Exequiel Zeballos, quien a los 31′ firmó la igualdad. Fue tras un desborde de Fabra por la izquierda, que encontró la aparición por el medio del delantero que ya pasó por la selección argentina en la última doble fecha de Eliminatorias.

Y en los penales, como en la definición de la Copa Argentina ante Talleres, brilló. Y cerró el año con un título internacional, con Maradona sobre el pedestal.